Pasar al contenido principal

Lenguajes

Turismo en Guayabo se reactiva después del huracán Otto

Donar
Compartir: 
La propiedad adyacente a Thermomanía y el Hotel Guayacán quedó colmada de escombros y rocas gigantescas traídas por la cabeza de agua el 24 de noviembre.Foto por David Bolaños

Los centros turísticos de Guayabo de Bagaces abren sus puertas a sus primeros visitantes desde que el huracán Otto los golpeó el pasado 24 de noviembre.

A pesar de que continúan las labores para recuperar las áreas destruidas por la cabeza de agua ocasionada por el huracán, el centro turístico Thermomanía y el Hotel Guayacán intentan reactivarse para esta temporada de vacaciones.

Trabajadores intentan retirar los escombros que enterraron varias de las piscinas termales de Thermomanía por una cabeza de agua ocasionada por el huracán.

La Voz de Guanacaste visitó el distrito de Guayabo el 13 de diciembre para documentar el escenario posterior al huracán. Thermomanía reabrió ese día y las cercanías del complejo turístico aún estaban desoladas, aunque el sonido de la maquinaria pesada y los trabajadores al margen del río resaltaban esfuerzos de reconstrucción.

“Reabrimos las áreas que no sufrieron daños: el restaurante, las habitaciones y las cabañas de quedaron intactos, así como la mayoría de piscinas. Un 75% de las instalaciones están intactas”, aseguró Olivier López, administrador de Thermomanía.

Didier Ulate, propietario de Thermomanía, aseguró que 7 de sus 12 piscinas no sufrieron daños por el huracán Otto.

El pasado martes llegaron los primeros visitantes a Thermomanía desde el paso del huracán Otto.

La cabeza de agua enterró una parte del complejo de piscinas termales y destruyó sus ranchos para campamentos y cuatro de sus suites, así como su granja de animales.

Por otro lado, la pérdida más grande del Hotel Guayacán –vecino de Thermomanía– fue el fallecimiento de su cocinera en jefe, Marisa Alvarado Méndez, quien fue arrastrada por el río en su casa junto con otros 3 miembros de su familia.

Las labores de mantenimiento en el Hotel Guayacán fueron mínimas en el área de habitaciones.

El Hotel Guayacán debe reconstruir los puentes que conectaban las habitaciones con varias de sus piscinas.

Maruja Alvarado, administradora del hotel, afirmó que reanudaron sus labores desde el 8 de diciembre y que las hijas de la cocinera se encargan actualmente del área de restaurante.

“La parte del frente quedó intacta: 4 villas y 10 habitaciones. El restaurante también. Cinco piscinas se llenaron de arena pero 3 ya han sido reparadas. Además, el agua se llevó un puente colgante para acceder algunas piscinas y  en nuestros senderos hay algunos árboles caídos”, detalló Alvarado.

La cabeza de agua no llegó al restaurante ni a las habitaciones del Hotel Guayacán el pasado 24 de noviembre.

Disipar preocupaciones

Actualmente, ambos centros turísticos también se han dedicado a aclarar las preocupaciones posteriores al desastre.

“Si nos viste en televisión, pareció como si este lugar hubiera desaparecido, y no es así”, comentó López.

“Tenemos clientes frecuentes que nos preguntaron en redes sociales sobre el estado de las instalaciones porque quieren venir otra vez. Unas 20 personas dependemos del trabajo en este lugar, y no somos solo nosotros:  los turistas también benefician al resto de la comunidad”, añadió el administrador.

Aún así, ninguno de los complejos turísticos sabe cuánto tiempo y dinero costará la reconstrucción total de las áreas afectadas.

Vagoneta retira escombros retirados de una área de piscinas de Thermomanía.

La cabeza de agua golpeó de frente a 5 casas cercanas a Thermomanía y al Hotel Guayacán.
Diseño y desarrollo web por Manatí