Pasar al contenido principal

Lenguajes

En Liberia, los residuos de los jugos de Don Elías alimentan al ganado

Donar
Compartir: 

Usted se toma el jugo de naranja, las vacas se comen los sobros y los árboles de naranjas se nutren de la boñiga del ganado.

Esta cadena alimenticia es, desde hace unos 15 años, el pilar fundamental de la empresa de jugos “Don Elías”, que alcanza una producción de 200 galones por semana.

De acuerdo con María del Rocío Mojica (hija del propietario Elías Mojica) la idea de este círculo alimenticio nació gracias a un proyecto de investigación de estudiantes de la universidad Earth.

Las naranjas y los limones se siembran en Santa Cecilia de La Cruz y se llevan a la procesadora en Liberia. Los restos de los frutos se los entregan a varios ganaderos liberianos para que se los den a sus animales, pero con el compromiso de entregar la boñiga de los animales para poder hacer una compostera.

Con la compostera, la empresa Don Elías se asegura tener abono orgánico para sus plantaciones. Según Mojica, las fincas con los frutos no son tratadas con ningún plaguicida.

Plástico de vuelta a casa

Aunque los jugos son almacenados en galones, Mojica aseguró que, en la misma ruta de distribución, se le pide a los clientes que devuelvan los galones y luego son llevados al centro de acopio de Liberia.

“Por ahora solo podemos usar plástico por un asunto de presupuesto, pero  nos comprometemos a recoger cada uno de los galones y hacer un uso responsable del plástico. No nos gustaría encontrarnos algún galón con nuestra marca tirado en alguna parte”, dijo.

Diseño y desarrollo web por Manatí