Pasar al contenido principal

Lenguajes

150 pozos ilegales en Santa Cruz amenazan los mantos acuíferos

  • Ley anticuada dificulta el control de extracción ilegal de agua
Donar
Compartir: 

El Ministerio de Ambiente y Energía (Minae) anunció el pasado 6 de abril la detección de alrededor de 150 pozos ilegales ubicados a lo largo de la zona costera de Santa Cruz.

Los pozos podrían poner en riesgo el recurso hídrico del cantón, ya que amenazan con acabar o contaminar los mantos acuíferos subterráneos, dejando a las comunidades sin agua.

“Pongámoslo así: estamos sacando agua legalmente con pajillas de un vaso (pozos legales). Si le metemos más pajillas (pozos ilegales), obviamente, el vaso no va a aguantar”, explicó el director de aguas del Minae, José Miguel Zeledón.

Según Zeledón, otro riesgo es la salinización del manto acuífero. Él afirma que la alta extracción de agua en mantos acuíferos costeros podría permitir el ingreso de sal, contaminando el agua.

Otras comunidades costeras han reportado casos de salinización a lo largo de los últimos años; entre ellas Playa Brasilito en el 2015 y Playa Panamá a finales del año pasado.

La revelación la hizo el Ministro de Ambiente y Energía, Edgar Gutiérrez, en una comparecencia ante los diputados de la Comisión de Ambiente de la Asamblea Legislativa.

Zeledón agregó que el resultado se obtuvo después de casi dos años de investigación, la cual surgió a partir de los reportes de los residentes y las asadas.

De acuerdo con el ingeniero del Minae, los pozos contabilizados no cuentan con permisos de perforación o permiso de uso. En el peor de los casos, no tienen ninguna de ambas autorizaciones.

Según Zeledón, la investigación continuará ahora en Sardinal, donde los conflictos por el agua persisten.

Ley anticuada

A los funcionarios del Minae les preocupa cuántos otros pozos así falta por encontrar, pues su capacidad de sancionarlos es muy limitada en este momento.

Por ejemplo, si logran quitarle la licencia de perforación a las compañías que abrieron un pozo sin contar con los permisos adecuados, estas pueden volverse a inscribir con otro nombre y seguir operando.

El problema es que el Minae debe sancionar a los extractores ilegales con una ley de aguas creada en 1942. Tomar agua de manera ilegal puede significarle una multa de un colón a los infractores, contó José Miguel Zeledón.

“La ley de 1942 lo que le permite al Minae es darle una palmada en la espalda a quienes están generando la infracción y pedirles que inscriban el pozo”, explicó el Viceministro de Aguas y Mares, Fernando Mora.

“A mi me preocupa cuando me dan datos de que hay 150 pozos ilegales en la zona de Santa Cruz. ¿Y qué puede hacer uno?”, se cuestionó frente a los diputados el ministro Gutiérrez.

Para ellos, la solución a este creciente problema de extracción ilegal de agua es una ley que les garantice la capacidad de accionar de manera eficiente y les ayude a proteger los mantos acuíferos.

“Si tuviéramos un proyecto de ley aprobado podríamos realmente sancionar y lograr una atención sobre la denuncia ambiental. Podríamos beneficiar así a toda la estructura de aguas”, dijo Mora.

Diseño y desarrollo web por Manatí