Pasar al contenido principal

Lenguajes

Artículo de opinión - Guanacaste debe extender su voz por la diversidad

Donar
Compartir: 
Foto por Eka Mora

La lucha por los derechos humanos no es fácil. Hablar de este tema es hablar de lo que resulta incómodo para algunas personas, pero también es luchar por la dignidad y calidad de vida de muchas otras.

Construir una Costa Rica de derechos y oportunidades para todos, sin discriminación alguna, requiere de grandes esfuerzos de los ámbitos estatales, pero también del surgimiento de movimientos sociales fuertes que se levanten en lucha y resistencia.

Guanacaste avanza en este reconocimiento y en la eliminación de la discriminación. Las declaratorias de libre discriminación son una muestra de voluntad política de parte del Concejo Municipal, en repudio de la discriminación por orientación sexual e identidad y expresión de género. Se entienden como una muestra de voluntad política de los Concejos Municipales para hacer avanzar los derechos humanos en sus respectivos cantones.

En la actualidad, en Guanacaste se han declarado cuatro cantones como libres de discriminación: Nicoya, Liberia, Carrillo y Nandayure. El impulso de estas iniciativas funciona para crear conciencia dentro de las autoridades municipales sobre los retos que enfrentan las personas lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersex (LGBTI), pero también para crear el ambiente político propicio para la construcción de acciones afirmativas que erradiquen la discriminación por orientación sexual e identidad y expresión de género.

Es decir, la provincia no puede quedarse solamente con las excelentes intenciones de los cantones mencionados, Guanacaste debe configurarse como una provincia donde la totalidad de sus cantones se hayan declarado libres de discriminación. Esto requiere del compromiso y trabajo del resto de los cantones de la provincia.

En el Frente por los Derechos Igualitarios, unión nacional de organizaciones, colectivos y activistas independientes que luchamos en favor de los derechos humanos, hemos diseñado una declaratoria básica de cantones libres de discriminación para facilitar a las y los regidores de nuestro país la presentación de esta iniciativa en los respectivos Concejos Municipales. También para que la ciudadanía en general pueda generar incidencia entre las autoridades municipales y promuevan la aprobación de una declaratoria de cantón libre de discriminación y, posteriormente, políticas municipales concretas.

Más allá de las declaratorias, que a fin de cuentas es una carta de intenciones políticas, deben darse acciones claras y contundentes. Las municipalidades deben capacitarse a lo interno para generar ambientes libres de discriminación y también capacitar a sus empleados para que en el otorgamiento de servicios públicos no existan comentarios o actitudes discriminatorias hacia los munícipes.

Deben darse campañas de sensibilización y promoción de derechos humanos que tengan como público meta todas las personas que habitan los respectivos cantones, esto porque un ambiente libre de discriminación no se genera con simples intenciones, requiere de grandes esfuerzos y un proceso continuo de educación en derechos humanos.

Por otro lado, la lucha por los derechos humanos no puede estar centralizada en el Valle Central, ni todas las iniciativas pueden venir desde este espacio. De la misma forma que las iniciativas de promoción del desarrollo económico y social requieren entender las necesidades específicas y realidades de cada región, la lucha por los derechos humanos requiere de esfuerzos regionales autóctonos y, por supuesto, contar con el apoyo de instancias nacionales como el Frente por los Derechos Igualitarios.  

Para el avance de los derechos humanos en Guanacaste se requiere también de un movimiento social autóctono que luche diariamente desde las necesidades y realidades específicas de la provincia y no solamente de una unión nacional de organizaciones que, por sus particularidades, no puede atender como se quisiera las realidades concretas de cada cantón.

¿Por qué luchar? Porque cada guanacasteco y guanacasteca merece vivir una vida libre de violencia y discriminación. Cada persona gay, lesbiana, bisexual, trans e intersex que habita y ama Guanacaste, merece saber que Guanacaste también le ama.

Diseño y desarrollo web por Manatí