Pasar al contenido principal

Lenguajes

Creciente mercado de bienes raíces toca las fibras ecológicas de Nosara

  • Intención de construir hoteles aumentó un 366% del 2012 al 2016
  • Plan regulador está en trámite desde el 2012
Donar
Compartir: 
En Nosara es cada vez más común ver edificios en construcción como este.Foto por Kirsten Ellis

La Nosara ecológica que atrae a cientos de turistas al año a sus playas se preocupa más y más conforme los compradores le ponen el ojo y los planes de sostenibilidad se mantienen como esfuerzos aislados, sin un plan regulador que los una.

A falta de un marco moderno que delimite zonas de protección (más allá del refugio de Ostional), áreas públicas, residenciales y comerciales, la responsabilidad recae en cada comprador y los consejos que les den sus corredores de bienes raíces.

Los vecinos ven el crecimiento de los edificios como un motivo de preocupación, sobre todo cuando el agua escasea y crece la basura en el distrito. Los datos confirman su preocupación: mientras en el 2012 se tramitaron 1.359 m2 para hoteles en la zona, en el 2016 esa cifra fue de 6.341 m2 (un 366%).

 

 

Los resultados de un crecimiento acelerado son la falta de agua y la basura. Desafortunadamente, ahorita estamos en modo reactivo”, dice el agente de bienes raíces de la zona, Bram Shook.

Los metros cuadrados tramitados para vivienda también mostraron un crecimiento constante durante los últimos cinco años. Pasaron de 4.667 m2 en el 2012 a 12.982 m2 en el 2016, según datos del Colegio Federado de Ingenieros y Arquitectos (CFIA).  

Mientras tanto, la comunidad sigue a la espera de un plan que ordene el territorio, tanto el costero como el del pueblo. La Secretaría Técnica Nacional Ambiental rechazó tanto el plan regulador costero (en el 2011) como el territorial de todo el cantón de Nicoya (en el 2012) por inconsistencias y faltas en el cumplimiento de los requisitos.

Lea también: Falta de Plan Regulador impide ordenar el cantón de Nicoya

¿Qué previene a Nosara de ser Tamarindo?

El sentido y el bien común, responde esperanzado el agente de bienes raíces Bram Shock, dueño de Century 21 en Nosara.

Conforme crece la intención de comprar terrenos, queda en manos de los corredores de bienes raíces si aconsejan un manejo sostenible de la tierra a sus clientes, y en sus clientes si les hacen caso o no.

“Podemos promover la construcción responsable y sostenible, fomentar que se contribuya con los programas comunales pero no depende de nosotros. Sugerimos a los clientes qué es lo que se debería hacer, pero no imponemos, dijo  Rich Burnam, agente de bienes raíces de la empresa Surfing Nosara.

“Podemos vender un lote ahora y que la gente construya, dentro de años, una obra con la cual nosotros no estamos de acuerdo, pero no podemos hacer nada. Aquí es donde vendría a jugar un papel importante el plan regulador”, agregó Burnam.

La Voz de Guanacaste consultó con otras cuatro empresas de bienes raíces. La mayoría de ellas comparte el pensamiento de Burnam.  Con la expansión comercial y de vivienda de la zona, viven en un balance entre vender terrenos y educar al comprador en cuanto a la sostenibilidad.

Otros pobladores, como Marcos Ávila, que tiene seis años de ser el presidente de la Asociación Integral de Desarrollo de Nosara (ADIN), son mucho más enfáticos en su preocupación. “Esto se va a convertir en un Tamarindo si no se hace algo”, reclamó con tono grave y reclamó la necesidad de un plan regulador.

“(El plan) viene a ordenar mucho, porque marca muchas zonas. Controla áreas comerciales y de vivienda. Tiene mucha facilidad de controlar la distancia del refugio (Ostional), el tamaño de las calles y demás”, agregó.

El Refugio de Vida Silvestre Ostional,compuesto por las comunidades de Ostional, Guiones y Playa Pelada, es precisamente una de las preocupaciones constantes de una parte de la comunidad. Conforme se extienden las construcciones, se acercan también al refugio y la vida silvestre podría verse perjudicada.

Lea también: Incertidumbre no muere en Ostional, Guiones y Pelada pese a Ley de Refugio de Vida Silvestre

Alternativas que sí caminan

Algunos esfuerzos aislados en Nosara recurren a soluciones alternativas. Daniel Brett, de la agencia de corretaje Nosara Realty Collective, busca que los compradores se involucren también con programas comunitarios.

Con cada venta que logra hacer la agencia, destina un porcentaje a beneficiar a la comunidad y al medio ambiente. Su programa es privado, sin participación del Gobierno, explicó Brett.

“Tenemos programas relacionados al cuidado de las costas, preservación del área de desove y los bomberos locales”, agregó Brett.

Para el agente de bienes raíces Jeff Grosshandler, siempre que se vende, se debería compensar.

“Tener terrenos para vender y construir es, en su naturaleza, insostenible, a menos de que haya un balance,” argumentó Grosshandler, dueño de la empresa de bienes raíces Remax.  Actualmente el balance viene de tener más áreas protegidas.

La responsabilidad del agente de bienes raíces, de acuerdo con Grosshandler, es informar a los clientes extranjeros de todos los programas que hay disponibles. Ellos decidirán si participan o no.

“Si un cliente hace una compra de $1 millón e invierte $200.000 en diez hectáreas de terreno para proteger (bajo el programa de Pago por Servicios Ambientales o PSA), estamos contribuyendo en la conservación de este lugar”, dijo Grosshandler.  

El PSA consiste en un reconocimiento financiero por parte del Estado, que incluye beneficios como el pago de una cuota al terreno que se escoge proteger, excepción de impuestos a la propiedad protegida y protección policial ante posibles intentos de ocupación ilegal.

Otros esfuerzos se han realizado a través de asociaciones de vecinos como la Asociación Cívica de Nosara (NCA).

“En la NCA tenemos 240 hectáreas protegidas, que adquirieron varios de nuestros miembros, repartidas en Guiones, Pelada y atrás de la montaña”, dijo su presidenta, Ethel Araya. Los integrantes de la asociación, que es privada, acordaron mantener este terreno protegido, agregó.

Esas 240 hectáreas representa apenas un 1,77% de todo el área de Nosara. Araya expresó que es necesario conservar aún más terrenos.

Como ella, comerciantes y locales están conscientes de que la conservación de Nosara dependerá de los esfuerzos de cada uno hasta tanto no haya una regulación oficial.

Áreas protegidas en Nosara:

  • Refugio de Vida Silvestre Ostional: 85,7 km2
  • Área de la NCA protegida: 2,4 km2
  • Área total del distrito de Nosara: 135 km2
 

 

Diseño y desarrollo web por Manatí