Pasar al contenido principal

Lenguajes

Artículo de opinión - Los seis aciertos de las fiestas de la Anexión de Nicoya

Donar
Compartir: 
Fotos por Eka Mora

Cuando las cosas se hacen bien, hay que reconocerlo. También se puede aplaudir y, por eso, en La Voz de Guanacaste queremos destacar seis aciertos de la organización de las fiestas de la Anexión que marcaron diferencia.

 

La fiestas se celebraron del 20 al 25 de julio en el parque de Nicoya y reunieron a cientos de personas que gozaron de los 193 años de la Anexión del Partido de Nicoya a Costa Rica.

  1. El sonido. En años anteriores hemos sido los primeros en criticar que el audio de la tarima principal competía con la música de los toldos. Esta vez, el equipo de sonido fue lo suficientemente capaz de lograr que en cualquier punto de la plazoleta se escuchara el audio de la tarima.

  2. La decoración. Se innovó. Este año se guardaron las repetidas telas que siempre se colocaban en el quiosco y se decoró con unas piezas grandes con figuras chorotegas. Se notó el esfuerzo y trabajo artístico de la decoración.

  3. Más parranderas y marimbas. Anteriormente, también habíamos criticado la poca cantidad de marimbas y parranderas que animaban el parque; sin embargo, este año se notó considerablemente la asistencia de más ensambles de este tipo que rescatan la música y tradiciones de Guanacaste.

  4. Traslado de la pólvora. Los juegos pirotécnicos del 25 de julio se dispararon desde la iglesia nueva y no desde la plazoleta frente a la Iglesia Colonial, como se hacía anteriormente. Aunque nunca ha pasado una desgracia, no es una buena idea lanzar pólvora desde la plazoleta, sobre todo cuando alrededor se amontona tanta gente, incluyendo niños.

  5. Horarios más festivos. Este año nadie se puede quejar de la pachanga, pues no apagaron la música a medianoche. Durante el fin de semana, podía llegar hasta las 2 a.m. Se bailó y se gozó.

  6. El regreso de la Diana. Nicoya amaneció el 25 de julio con la alegre Diana anunciando la anexión. Aplaudimos que este año se rescatara esta tradición desaparecida durante muchos años.

 

 

 

El gran fallo

Lo que no podemos dejar pasar es la gran cantidad de basura que queda en las calles. Aunque  este desorden  es culpa de los asistentes y no de la organización, deberían colocar más basureros clasificados. Además, se podrían adoptar políticas municipales para evitar que los puestos de comida distribuyan platos y vasos de estereofón y de plástico, ya que son altamente contaminantes.

 
Diseño y desarrollo web por Manatí