Pasar al contenido principal

Lenguajes

Por Melissa Ureña

https://www.facebook.com/nutricionmelissau

Las “carnitas” ambulantes: la realidad detrás del sabor

Foto por Ariana Crespo

No se puede negar: el olor que suelta las carnitas de los carritos ambulantes es tentador, pero ¿se ha detenido a pensar las implicaciones de consumir un pincho que a simple vista se ve inocente?

Para empezar, vamos a definir el concepto de contaminación cruzada, consiste en trasladar microorganismos de un alimento o superficie a otro. Por ejemplo, ocurre contaminación cruzada cuando la persona que prepara alimentos va al baño, no se lava las manos o lo hace inadecuadamente y sigue preparando los alimentos.

Los puestos de comida ambulantes son el mejor ejemplo de la contaminación cruzada, ya que el vendedor no tiene un lavamanos disponible con jabón antibacterial que garantice la limpieza de sus manos, a la vez que manipula el dinero de sus clientes, tocas la carne cruda y los utensilios.

El almacenamiento de la carne cruda es otro de los puntos críticos en donde ésta puede contaminarse, ya que no tienen un enfriador con las condiciones necesarias para asegurar que la carne se mantiene por debajo de 5˚C, en el mejor de los casos tienen una hielera con hielo en el fondo, sobre el que colocan la carne para mantenerla fría; sin embargo, al final de su jornada lo que les queda es una hielera con una bolsa o recipiente con carne cruda sumergida en agua de dudosa potabilidad.

Los alimentos pueden tener tres tipos de contaminación: física, química o biológica. Las “carnitas” son susceptibles a contaminarse por cualquiera de las tres vías, ya que los asadores son colocados en la calle sin ningún tipo de protección; con solo el paso de un vehículo, el humo puede caer en los alimentos y ocasionar contaminación química. Si un insecto o polvo cae en la carne, se le llama contaminación física.

La contaminación biológica se daría si algún tipo de microorganismo que nos puede enfermar llega a la carne, por ejemplo cuando hablamos liberamos gotitas microscópicas de saliva, que se convierten en un vehículo para las bacterias de la boca; el vendedor muchas veces está gritando sobre los alimentos para llamar la atención de sus compradores y posiblemente está contaminando la carne sin darse cuenta.

Otra forma de contaminación es a través de las propias manos del cliente, para comernos los pinchos de carne lo hacemos directamente con nuestras manos sin dar la importancia a un adecuado lavado de manos.

El consumo de alimentos contaminados podría hacerle pasar un mal rato, con síntomas como dolor de estómago, vómito, diarrea, fiebre, dolor de cabeza, que pueden resolverse en casa con buena hidratación y reposo, también puede adquirir parásitos o bien, podría enfermarse más seriamente y requerir de una hospitalización.

Existen muchas enfermedades que se transmiten a través de alimentos, dentro de ellas la hepatitis A, botulismo, gastroenteritis, colitis hemorrágica, entre otros. Por eso, es conveniente darle la importancia que amerita la correcta manipulación de los alimentos que consume. Observe y sea crítico cuando de su alimentación se trata.

Melissa Ureña

Soy graduada con honores de la Universidad de Costa Rica de licenciatura en Nutrición Humana, además cuento con un diplomado en Administración de Empresas de la Universidad Estatal a Distancia. Constantemente asisto a cursos y congresos relacionados a la nutrición para mantenerme a la vanguardia del conocimiento en este campo. Mi experiencia profesional es variada, durante estos 10 años de ejercer la nutrición he tenido la posibilidad de trabajar en gimnasios con deportistas y personas físicamente activas; en consultorios asociada a otros profesionales de la salud atendiendo mujeres embarazadas de alto riesgo, adultos mayores, adolescentes, niños, adultos con problemas de sobrepeso, diabetes, colesterol alto, hígado graso y otras enfermedades relacionadas al metabolismo. También tuve la oportunidad de trabajar en los principales hospitales privados de nuestro país: Hospital Clínica Bíblica en donde abordé el sobrepeso con un programa integral de atención en grupo para adultos y lo adapté para niños escolares. En Hospital La Católica desempeñé funciones como nutricionista clínico valorando al paciente hospitalizado y brindando educación nutricional para promover su recuperación al egresar del hospital. En el Hospital Cima estuve a cargo del control de calidad del servicio de alimentos de hospitalización, comedor de empleados y restaurante, supervisaba la buena manipulación de alimentos para asegurar la inocuidad de los mismos. Actualmente trabajo realizando consultarías y asesorías nutricionales de manera independiente.

https://www.facebook.com/nutricionmelissau

More from this blogger

Gallina, pierna de cerdo o pavo, ¿cuál es la mejor cena de Navidad?

Diciembre 22, 2016 - 10:44

La cena del 24 de diciembre es una de las comidas más esperadas del año. Para ese día las familias  tratan de ofrecer el mejor banquete. En muchas casas guanacastecas lo usual en la cena...

MORE

5 superfoods que no pueden faltar en su cocina

Octubre 21, 2016 - 15:19

Cuando escuchamos la palabra superfoods, lo primero que pensamos es que son productos carísimos y difíciles de encontrar en los supermercados; sin embargo, no sabemos que muchos...

MORE

Diseño y desarrollo web por Manatí