Pasar al contenido principal

Lenguajes

Colochos: el ceviche se expande en Sámara

La marisquería Colochos está en el corazón de Sámara por más de una razón. Además de estar en el centro del pueblo, contiguo al nuevo parque, los locales aman el lugar y la familia es toda una institución del pueblo.

Colocho, que es el sobrenombre de Alexis Jiménez, y su esposa Marilyn Castillo, han vendido aquí su ceviche desde hace más de cinco años, pero recientemente ampliaron el lugar. Colocho ha tenido otros negocios y también fue pescador. De que sabe de pescado, sabe.

El restaurante es un asunto familiar. Si quien sirve la comida no es el mismo Alexis o su esposa, probablemente alguno de sus hijos o su yerno lo atenderán.

“Este ceviche es una leyenda en Sámara”, dice el dueño de uno de los negocios cercanos. Por algo lo dice: este ceviche es excepcional, principalmente si se come con el chilero casero. También he probado otros platos con pescado y son deliciosos. Mi preferido es el Filet a la Catalana con aceitunas y hongos en crema, servido con papas fritas y ensalada.

Confieso que, aunque el local ofrece carnes (que cuestan entre 6.000 y 8.000) nunca las he probado. Para mí, comer en Colochos significa comer pescado.  

Sus especialidades incluyen el ceviche, por supuesto, que va de los ₡2.000 a los ₡6.000 dependiendo del tamaño y el tipo de pescado o camarón (también puede ser mixto). También la sopa de pescado (₡5.000), la Machubella (mariscada) con calamares, pulpo, langosta, camarones y pescado (₡18.500) y la paella (₡14.500 para dos personas).

Los casados cuestan ₡3.000 y otras opciones incluyen arroz con vegetales, arroz con mariscos y otros platillos de pescado y camarones. Para tomar, hay un bar pequeño donde puede ordenar desde cervezas hasta batidos de frutas frescas.

Además, el restaurante tiene un pequeño stand, cerca de la cancha de fútbol, donde usted puede pasar por un ceviche rápido para llevar.

¿Cómo llegar? El restaurante está detrás del súper Sámara, antes de la oficina del ICE, en una esquina. Si no logra encontrar el restaurante, pregúntele a los pobladores cómo llegar. Ellos sabrán cómo dirigirlo.

Lo bueno: La comida auténtica costarricense, el ceviche, la amplitud del local, la calidez de la familia.

Lo malo: Es difícil de encontrar si no se es local, usualmente hablan solo español y está cerrado los domingos.

Horario: De lunes a sábado (desayuno, almuerzo y cena). Cierre de 4 a 6 de la tarde.

Compartir: 
Diseño y desarrollo web por Manatí