Noticias y Opiniones Locales Llegando a las Comunidades de Nosara, Nicoya y Samara  
Return to homepage
titulos regionales comunidad deportes entretenimiento surf naturaleza salud en Espaņol English
     
ArchivOS
Enero 2010
Febrero 2010
Edicion AGUA
Marzo 2010
Abril 2010
Mayo 2010
Junio 2010
Julio 2010
Agosto 2010
Septiembre10
Octubre 2010
Noviembre 10
Diciembre 10
Enero 2011
Febrero 2011
Marzo 2011
Abril 2011
Mayo 2011
Junio 2011
Julio 2011
Agosto 2011
Septiembre11
Octubre 2011
Noviembre2011
Diciembre2011
Enero 2012
Febrero 2012
Marzo 2012
Abril 2012
Mayo 2012
Junio 2012
Julio 2012
Agosto 2012
Septiembre 12
Octubre 12
Noviembre 12
Diciembre 12
Enero 13
Febrero 13
Marzo 13
Abril 13
Mayo 13
 

MEDIOS DE
COMUNICACION

  El Pais
  Inside Costa Rica
  Costa Spirit
  Q Costa Rica
  Today Costa Rica
  El Sabanero
 
conEXION
FaceBook
Twitter
 
cLasIFICADOS
 
comUNIDAD
  Nosara Animal Care
   
Esquelita de Nosara
  Friends of Nosara
   
  Nosara Civic Association
  Nosara
Wildlife
   

Perfil especial del Día de la Madre
R-E-S-P-E-T-O
El respeto es la clave de la felicidad para una mujer nicoyana madre de cuatro generaciones

Por Arianna McKinney
fotos por pinar istek

Simona Villegas Cortez es madre en grado superlativo. Dio a luz doce veces (seis hijos y seis hijas) y ha vivido para ver el nacimiento de treinta nietos, diecinueve biznietos y, en agosto pasado, el nacimiento de su primer tataranieto. Simona está feliz y orgullosa de ser la matriarca de una familia tan numerosa en la que además todos muestran gran respeto, tanto por ella como entre ellos mismos.

"Gracias a Dios somos muy unidos," cuenta con orgullo. Se aman y respetan los unos a los otros, no tienen vicios, todos han estudiado y trabajan. Sus hijos han elegido carreras en derecho, educación, trabajo social, radiología e ingeniería forestal. Ella atribuye su increíble respeto al ejemplo que ella y su esposo han dado para ellos. "Tanto él como yo somos respetuosos de la religión y serviciales a la comunidad, y eso lo enseñamos a nuestros hijos," explica.

Sus primeros años
Simona nació el 24 de marzo de 1917 en Quebrada Honda de Nicoya y ya lleva cumplidos 94 veranos. Terminó el 5to grado cuando tenía aproximadamente 12 años y, como no habían profesores disponibles para continuar más allá de ese nivel, se quedó en casa ayudando a su madre hasta que se casó. Simona sonríe mientras relata cómo se enamoró mientras bailaba con su futuro esposo, Juan Guevara Matarrita, quien es sólo un mes más joven que ella. "Las costumbres de antes eran muy distintas a las de ahora", recuerda. En ese entonces no había ningún contacto durante el cortejo y la comunicación era limitada ya que no habían teléfonos. Juan venía a visitarla a caballo y se enviaban papelitos el uno al otro.

Tenían 23 cuando se conocieron y después de un año de salir se casaron. Simona tuvo que hacer algunos cambios. "Era muy orgullosa", relata. Provenía de una familia de comerciantes y había disfrutado de muchas comodidades.

 


Simona Villegas Cortez

   
 
Simona Cortez descansa en el salond de su hija durante una tarde lluviosa.
   
 
(de izq a derecha) Maria Sofia Gutierrez, 12, Simona Villegas Cortez, 94, Nuri
Guevera Villegas, 70 (de pie), Yanilda Guevera Guevera, 37 y Elizabeth Guevera
Villegas, 63. Cuatro generacion de la familia de Simona en una misma sala.

Por su parte la familia de su esposo trabajaba en la agricultura y la ganadería y, a pesar de contar con algunos recursos, vivían con lo básico. Además, no podía comprar cosas en sitios cercanos y debía mandar a traerlas desde Puntarenas. Por suerte su suegro era muy cariñoso y le compraba cosas, incluyendo una máquina de coser, lo que permitió a Simona explorar su creatividad en la moda. "Veía una moda y la guardaba", explica mientras señala hacia su cabeza. Diseñaba distintas prendas de memoria. Conforme su familia fue creciendo vestían bien con las creaciones de Simona. Una de sus hijas, Nuri Guevara Villegas, siguió el ejemplo de su madre y se hizo costurera.

Simona tuvo su primer hijo a los 24 años. "No sabía lo que era ser mamá", explica. Pero aprendió. Vivían en una finca en Caballito de Nicoya. No había televisión pero Simona le cantaba a sus hijos. Su esposo recorría 37 kilómetros hasta Nicoya a caballo para comprar cosas para la familia, trayendo de regreso dulces o granizados y, aunque éstos se derretían de camino, su familia disfrutaba su sabor.

Aunque ella y su esposo provienen de familias muy distintas, Simona está agradecida porque supieron cómo entenderse y respetarse. "El no toma, no fuma y no me trata de tonta", mencionó. Y es atento con ella.

Las penas y alegrías de la maternidad
Los momentos más tristes en la vida de Simona han sido la muerte de tres de sus hijos. Uno murió al nacer y otro a los cinco meses, pero lo más difícil fue cuando uno de sus hijos murió a los 28 años. Murió de cáncer de garganta en un hospital en San José. Estaba sola con él cuando murió y tuvo que regresar a casa sola con el cuerpo de su hijo para enterrarlo, pasando en autobús por Liberia ya que en aquel entonces aún no existía el Puente de la Amistad. Luego, tres de los cuatro hijos de su hijo vinieron a vivir con ella y ella los crió como si fueran propios.

Actualmente Simona vive en barrio Virginia de Nicoya. Ella y su esposo han estado casados durante 70 años y están rodeados de su familia ya que la mayoría de sus hijos viven en el mismo barrio y los visitan a diario. Dos de sus hijos viven en San José y uno en Tilarán, pero los visitan cada mes.

"Somos muy fiesteros", asegura sonriendo su hija Nuri, mientras ella y Simona describen la forma en que la familia celebra los días especiales como cumpleaños y el Día de la Madre. Se reúnen para almorzar, compartiendo sonrisas, chistes y vacilando entre ellos sin ninguna malacrianza.

"Como madre ha sido ejemplar", cuenta Nuri con orgullo. Les inculcó muchos valores, incluyendo el respeto por ellos mismos y por los demás, respetando las decisiones y opiniones de otros. Por ejemplo, cuando su padre dividió la finca entre ellos, todos respetaron sus decisiones sin cuestionar qué parte se le dio a cada uno.

A sus 94 años Simona tiene diabetes leve y recientemente se fracturó la muñeca al caerse en el baño, pero su vista no se ha debilitado y con orgullo muestra sus piernas libres de várices. Su vitalidad es evidente mientras recibe y abraza con fuerza a sus visitantes y, con tantos hijos, nietos y bisnietos ¡tiene de sobra a quien abrazar!

 

     

Mas Noticias de comunidad

Comunidad de Nosara colaboro para hacer de Santa Marta una escuela con bandera azul

Las escuelas están cerradas los fines de semana, pero este sábado 20 de agosto, el campus de la escuela primaria de Santa Marta estaba muy vivo. Más de 100 personas llegaron para ayudar a comenzar la transformación ecológica de la escuela. El evento fue parte del proyecto “Adopte una escuela para bandera azul” encabezado por Jessica Sheffield, quien está a cargo de las iniciativas ecológicas de las escuela Del Mar Academy.

Bingo por una causa

Los ánimos estaban bien arriba el pasado miércoles 17 de agosto en Panchos restaurante, donde amigos, familiares y turistas se reunieron para mostrar su apoyo a Shanna Bombard. Esa noche se jugaron seis rondas de Bingo para recaudar fondos para el tratamiento de cáncer de Shanna.

Resultados de biopsia en Jacob revelaron tumor terminal
Familia mantiene esperanzas de encontrar futuros tratamientos

Después de un agonizante semanas de espera, Jacob Cameron y su familia han recibido una respuesta. El crecimiento que se encuentra en el tronco cerebral del niño de cinco años de edad, fue diagnosticado como un tumor cancerígeno.

Pescando para sobrevivir

Son las 6 a.m. en una oscura mañana en Playa Pelada. Eliécer López y Alejandro Mejía están tratando de meter al Chaday, su bote, al mar. Su viejo cuerpo de color azul esta teniendo dificultades para moverse por la arena. Luego de unos cuantos intentos, se encuentra finalmente en el mar.

Casa Presidencial respondio y Nosareños cancelaron participacion en marcha

La marcha pacifica que iba a realizarse durante el 25 de julio en Nicoya, fue cancelada porque, según Marcos Ávila, sindico de Nosara, la Presidenta Laura Chinchilla, respondió de forma inmediata a una carta enviada a finales del mes de junio por varias asociaciones de desarrollo.

Dónde aprender inglés para poder conseguir un trabajo mejor

Samara y Nosara son pueblos basados en el turismo y el inglés a menudo es deseado o requerido para muchos de los mejores puestos de trabajo en hoteles, restaurantes y otros negocios locales, reconoce Bárbara Miller, directora de TEFL Costa Rica, una escuela en Samara que entrena como maestros de habla inglesa y proporciona al mismo tiempo clases de ingles gratis a los locales.

 
 

Contacte nos: NOSARA editorial@voiceofnosara.com / PUBLICIDAD Y ANUNCIOS ads@voiceofnosara.com
Copyright 2012© La Voz de Nosara