Noticias y Opiniones Locales Llegando a las Comunidades de Nosara, Nicoya y Samara  
Return to homepage
titulos regionales comunidad deportes entretenimiento surf naturaleza salud en Espaņol English
     
ArchivOS
Enero 2010
Febrero 2010
Edicion AGUA
Marzo 2010
Abril 2010
Mayo 2010
Junio 2010
Julio 2010
Agosto 2010
Septiembre10
Octubre 2010
Noviembre 10
Diciembre 10
Enero 2011
Febrero 2011
Marzo 2011
Abril 2011
Mayo 2011
Junio 2011
Julio 2011
Agosto 2011
Septiembre11
Octubre 2011
Noviembre2011
Diciembre2011
Enero 2012
Febrero 2012
Marzo 2012
Abril 2012
Mayo 2012
Junio 2012
Julio 2012
Agosto 2012
Septiembre 12
Octubre 12
Noviembre 12
Diciembre 12
Enero 13
Febrero 13
Marzo 13
Abril 13
Mayo 13
 

MEDIOS DE
COMUNICACION

  El Pais
  Inside Costa Rica
  Costa Spirit
  Q Costa Rica
  Today Costa Rica
  El Sabanero
 
conEXION
FaceBook
Twitter
 
cLasIFICADOS
 
comUNIDAD
  Nosara Animal Care
   
Esquelita de Nosara
  Friends of Nosara
   
  Nosara Civic Association
  Nosara
Wildlife
   

La contaminación que no se ve

Por Dr. Francisco Renick

La música a niveles intolerables, los gritos de la vecina, el perro que no deja de ladrar, el ruido de la mufla de una motocicleta...todos estos sonidos forman parte de nuestra vida diaria, llevándonos en ocasiones al borde de la desesperación y provocando un impacto negativo tanto sobre nuestra salud física como emocional.

Hace algún tiempo escuche una historia que tal vez a algunos de ustedes les pueda parecer familiar. Una amiga decidió ir a uno de los mega bares de las Fiestas de Palmares. Conforme se acercaba, escuchaba la música cada vez más fuerte y sentía como esta hacia que todo a su alrededor vibrara. La música estaba tan alta que difícilmente se podía mantener una conversación con otra persona (por cierto, ¿sabía usted que esta es una estrategia comercial muy utilizada para que los clientes no puedan hablar y se dediquen a comer y a tomar más?). Finalmente, después de varias horas de exposición a estos niveles de ruido, se fue a su casa, llevándose consigo un "zumbido" o "pito" que no lograba sacar de su cabeza y un dolor muy intenso. Al día siguiente consultó a la sala de emergencias del hospital y el diagnóstico fue "trauma acústico agudo" o sordera transitoria.

Aunque el ejemplo anterior ocurrió al exponerse a un ruido intenso durante un periodo de tiempo prolongado, cada día todos estamos expuestos a distintos tipos y niveles de sonidos, muchos de los cuales pasan casi desapercibidos en nuestra vida. Sin embargo, todos son componentes de la contaminación sónica o auditiva, que es el exceso de ruidos o sonidos que alteran las condiciones ambientales normales.

La contaminación sónica no es un problema nuevo ni local, pero si es un problema al cual no se le brinda la atención necesaria. ¿Qué tan grave es? Muy grave.

La exposición constante a los ruidos que nos rodean ocasiona una disminución gradual y progresiva de la capacidad auditiva de las personas, estando esta disminución estrechamente relacionada con la frecuencia y volumen del ruido. Además de ocasionar una pérdida en la audición, los ruidos fuertes pueden provocar otros trastornos, tales como un aumento en la presión arterial y en la frecuencia cardiaca, el aumento en los niveles de estrés, desbalances hormonales y dificultades para dormir. Asimismo, la presencia de ruido puede llegar a interferir en la capacidad de concentración y aprendizaje de las personas, provocando cambios de humor y aumentando los comportamientos agresivos.

Utilizando como ejemplo una motocicleta de 200 centímetros cúbicos, esta es capaz de producir un ruido entre 90 y 95 decibeles. Según los parámetros establecidos por la Agencia de Protección Ambiental de los EE.UU. (EPA por sus siglas en inglés), la exposición a ruidos mayores a los 75 a 85 decibeles es considerada como severa, siendo este el caso de la motocicleta, pudiendo producir un daño auditivo a corto plazo no solo en quien la conduce sino también en quienes se exponen a su ruido de manera constante. Asimismo, la exposición es considerada significativa cuando el ruido va de 65 a 75 dB, moderada cuando va de 55 a 65dB y leve cuando el ruido emitido es inferior a los 55 dB.

En el caso de Costa Rica, el país cuenta con una legislación poco clara y permisiva con respecto al tema, en donde la actitud de muchos es "si le molesta salado; váyase o aguántese". Ante esta realidad, y en especial en estos días de celebración, en donde abundan las fiestas, música, bombetas, conciertos y demás formas de festejar, todos debemos tomar conciencia del peligro que el ruido constante y elevado representa para nuestra salud y calidad de vida y para la de quienes nos rodean. Considérelo: tal vez para algunos el mejor regalo en estos días sea un poco de silencio y tranquilidad.

 

Mas Noticias de Salud:

Cientos se beneficiaron de la Feria de Salud en Samara

Unas 400 personas de Samara y comunidades cercanas llegaron este sábado 10 de diciembre a la primera Feria de la Salud patrocinada por la Fundación Comunitaria Zona Azul (FCZA) en el gimnasio Natural Center Gym & Spa en Samara. Todos ellos se beneficiaron de los servicios de salud gratuitos y debates informativos.

Es la época para perdonar

En esta época del año, las fiestas tienen como objetivo simbolizar un tiempo de paz y felicidad, sin embargo, tambien puede ser una época estresante, llena de conflictos y de presión al tener que dar regalos aún en estos tiempos difíciles. Uno de los mejores regalos que podemos dar (¡y que además es gratis!) tanto a nuestros seres queridos como a nosotros mismos es el perdón.

No se pierda el 10 de diciembre la Feria de la Salud y la Feria de Arte en Sámara

¿Podría ponerle usted un precio a la salud? ¡Que tal si fuese gratuita! Así es, el sábado 10 de diciembre la Fundación Comunitaria Zona Azul (FCZA) estará realizando una feria de la salud de 7 AM a 4 PM, para celebrar la salud comunitaria en el Gimnasio & Spa Natural Center, ubicado junto a la escuela de Sámara.

 
 

Contacte nos: NOSARA editorial@voiceofnosara.com / PUBLICIDAD Y ANUNCIOS ads@voiceofnosara.com
Copyright 2012© La Voz de Nosara